viernes, 31 de julio de 2009

Idalía González: "Médico maya no es igual que brujo". Yo: "ajá...". Google responde: PENDEJA

Hace un tiempo supe que Uri Geller, otrora charlatán israelí famoso por doblar cucharas con los huevos (porque creo que tenía el cerebro abajo del pito), presume por el mundo su nacionalidad mexicana. La historia, según cuenta él mismo, fue que PEMEX solicitó sus servicios para encontrar petróleo; sobrevoló el golfo de México, puso on a sus poderes mentales y encontró, así nomás, él solito, lo que hoy es Cantarell. En agradecimiento por haber encontrado el yacimiento ma$$$ importante del país, el gobierno mexicano le otorgó la nacionalidad y lo destacó como huésped distinguido.


El cuento podría sonar por demás bonito y coquetón, amén de que más de un fan metería las manos al fuego por defender su versión. Pero usted, recabrón avezado lector, podría reconocer la farsa con los ojos cerrados (la historia de Cantarell es muchísimo más simple y por todos conocida) y, aún así, hay algo totalmente cierto: Uri Geller sí tiene nacionalidad mexicana.


Cuentan las víboras prietas –las de mala leche– que a mediados de los setentas Geller vino a México traído por la poco escéptica alta esfera política nacional. El muchacho, de tan buen ver como cualquier mago israelí que aparece en TV, tuvo la buena fortuna de conocer y caerle atodamadre a Carmen Romano, en aquel entonces esposa de José López Portillo.


La señora Romano, está perfectamente documentado, fue célebre por sus múltiples excesos, pero tenía un defecto que resaltaba sobre todos: le gustaba demasiado la verga y su marido tenía muy poquita para darle (con Rosa Luz Alegría a un lado, quién no), así que Uri Geller, cual caballero con lanza erguida (¿entendieron, lanza, verga, erguida? Duh, no tiene sentido del humor), llegó a otorgar su ración de maciza en el momento justo y preciso.


Carmen Romano, satisfecha (:o), elevó a Geller de rango, pasándolo de mascotita a padroteenturno, y para evitar contratiempos en la aduana del aeropuerto cuando tuviera ganitas, la primera dama telefoneó directamente a gobernación y a la SRE y en menos de lo que un pedo dice plop, el maguito ya era oficialmente mexicano.


Así, podríamos dar inicio a una serie de primeras damas caracterizadas por la pendejez, a veces por dinero, a veces por poder, a veces porque les gusta arrempujarse riata, a veces porque nomás no dan para más.


* * * * *


Vía El correo digital me entero que la esposa del gobernador de Colima y presidenta del DIF estatal, Idalia González, es pendeja.


El resumen (obviamente aquí podría haber un copy-paste, pero nel, a quien le interese siga los links):


-El DIF estatal provee de tratamiento para el cáncer a 43 niños colimenses-colimeños. Desconozco si sea responsabilidad del DIF o no algo así. Yo supongo que no, por lo que es una labor digna de reconocimiento.


-Para recaudar fondos, el DIF promueve rifas y sorteos. Por eso supongo que no es responsabilidad del DIF el tratamiento, si no, el dinero saldría directamente de su presupuesto.


-Ahora, en Abril, la ínclita Idalia González, en calidad de presidenta del patronato del DIF estatal, tiene la brillante idea de llevar a un médico brujo (PORQUE ESO ES, HAGÁMONOS MAGES) al ala de oncopediatría del nosocomio (Hospital Regional Universiario) donde se atendía a los niños para efectuar una “sanación mediante energía”, aunque después se confirmó que se sacó a los niños del hospital, lo cual, lógicamente, es aún más peligroso que sanarlos ahí mismo. El brujo, Arsenio España Azul, fue recomendado por Carlos Valdez, director de un diario colimense y aparentemente alta autoridad en cuestiones cancerológicas.


-El tratamiento no es gratis: de acuerdo a declaraciones de la misma Idalia, costó en total doscientos mil del águila. En la Jornada se decía que el brujo otorgó 30 tratamientos de okis, mientras que los otros 12 fueron pagados por el DIF en 36 mil pesos. El resto fue debido a que se necesita personal y equipo especializado para mover a un niño con cáncer.


-Dolores González Meza, representante sindical de la sección, fue quien dio las declaraciones a la Jornada, argumentando “El secretario de Salud del estado (José Salazar Aviña) permitió que el chamanismo formara parte de las alternativas de sanación” además de contar cómo estuvo el pedo. Idalia se encabrona y, a través de los medios cuates del gober, lanza su respuesta.


-El principal argumento (lo demás es una simple pulidita de detalles) es, parafraseando, “no digan mamadas que no saben, si los chavos ya hasta están mejorando”.


* * * * *


Lo que veo y creo:


  • El cáncer es cabrón. No conozco cifras exactas (quien las tenga, ya sabe qué hacer en los comentarios), pero me imagino que el índice de “curación” para un cáncer-cáncer (no soy médico, dispensen mi ignorancia) es bajo. Por eso es comprensible y lógico que una persona recurra a meros placebos cuando ya no hay más opciones; no todos somos Carl Sagan, algunos, toco madera, nos aferramos a cualquier esperanza, por vaga e irracional que parezca cuando, caso extremo, todo lo demás se ha ido.


  • Idalia defiende a capa y espada que Arsenio España no es ni brujo ni chamán, sino todo un médico maya que trabaja con la energía de la naturaleza. ¿Y la puta diferencia es…?


  • Volviendo a lo mismo, como alguien mencionaba en algún lado, tal parece que para Idalia las cosas son muy simples: medico brujo o chamán= malo. Médico maya= bueno. No me imagino cuál su la forma en que reconoce uno del otro, ustedes dirán.


  • Treinta y seis mil varos es un chingo de feria por una sanación con energía, ¿Don Arsenio habrá extendido recibo de honorarios o nomás lo apuntaron en otros gastos? Luego preguntan de dónde sale la corrupción.


  • Los dineros del DIF vienen del erario, las donaciones y lo que se juntó en las rifas, del pueblo. Una de dos: o Idalia demuestra (cosa poquito menos que imposible) que la sanación tiene razón de ser o estará lista para ser pateada por el culo fuera de la dependencia por inútil.


  • Con respecto al hecho que los niños ya se sienten mejor, ¿Qué Idalia (ya me gustó el pinche nombre) jamás oyó acerca del efecto placebo? Pfff… pa representantes que tenemos.


Y ya.


* * * * *


Hace unos dos años, Raúl Padilla, entonces diputado panista, tuvo la puntada, ustedes recordarán, de decir frente a las cámaras de TV (vuelvo a parafrasear) “si en las universidades públicas es refácil estudiar; en la UNAM de menos les ponen 5” y fue criticado como la bestia que es.


La solución: el google bombing.


Y funcionó, al menos por un tiempo.


¿Por qué no proponemos algo parecido? Un google bombing: “pendejita” y que aparezca la triste carota de Idalia (Idalia, Idalia, Idalia, Idalia) como primer resultado.


¿Quién se apunta?



Más despues: sobreviviendo al extracto de Cocodrilo puerco.

Pronto: BAM, IUSACELL y las estafas.

Etiquetas: , , , , , ,

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

aclaro, mi comentario es sencillo mi papa fue a que lo (operaran del diabetes y tiene una mejoria satifactoria) con este Dr.,brujo chaman.Arsemio España Dzul. como lo quieran llamar y esta muy contento, con el resultado ademas de varias personas con testimonios, veridicos inesplicables satisfactorios. lo qe no se vale es qe todo el tiempo rebuelcan DINERO, GOBIERNO. y en realidad se busca el bien comun como es la salud de las personas pobres. de que sirbe Dr. especialistas) qe nadamas se llenan los volcillos y no ay resultados mas que en los bienes de los (Dr. especialistas)

11 de noviembre de 2009, 20:17  
Anonymous Anónimo ha dicho...

deberian los especialistas???? de estudiar y aplicar un 1% de estas cirujias que se relizan y olvidarse de sus famosas quimios que es lo que deja lana y es por lo que lloran no tanto por la charlataneria y esta forma de curacion si funciona el que no conozca algundia si tienen oportunidad utilicenla y se quedaran sorprendidos

9 de marzo de 2010, 11:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal